Regalos de Sinopharm

El avión que trajo las 3,200 dosis de vacunas “extras” vino con una carga solapada de obsequios para el Ministerio de Salud y la Universidad Cayetano Heredia. ¿Cómo era posible que la empresa que debía experimentar un antídoto para el covid-19 les diera cuantiosos presentes a quienes debían fiscalizar el ensayo? Sólo la corrupción puede explicarlo

El laboratorio estatal Sinopharm encontró en Perú a un socio a la medida. Sin el reconocimiento internacional que requería para vender su antídoto, sacar adelante un ensayo fase III en la prestigiosa Universidad Cayetano Heredia suponía un golpe de efecto. Para ello no escatimó en “gastos”. Y las  autoridades locales involucradas en las negociaciones no dudaron en extender la mano. Y no sólo para recibir las mentadas vacunas de yapa.

El 2 de septiembre pasado, en el avión que llegó de Pekín con las dosis del estudio y las VIP, también había un cargamento de “material médico”. Los 180 bultos extra incluían, entre otras cosas, 4 equipos de oxigenación de alto flujo, miles de pruebas moleculares y 2 ventiladores mecánicos. La carga, sin embargo, carecía de registro sanitario.

LEER MÁS

Contenido

Matices
Mensaje para Ana Estrada
César Hildebrandt
"Uno no puede creer en la muerte porque la muerte carece de ideas y de poderes de seducción intelectual. La muerte, además, tiene un enorme público cautivo. Pertenecer a su tribu es casi una redundancia"

Le han dado permiso judicial a Ana Estrada para disponer de su vida.

LEER MÁS

"Uno no puede creer en la muerte porque la muerte carece de ideas y de poderes de seducción intelectual. La muerte, además, tiene un enorme público cautivo. Pertenecer a su tribu es casi una redundancia"

Le han dado permiso judicial a Ana Estrada para disponer de su vida.

LEER MÁS
REPORTAJE
Repartija oriental y “sálvese quien pueda”
Américo Zambrano
La embajada china vacunó a sus diplomáticos y a los ejecutivos de empresas de ese país afincadas en el Perú. También se habrían beneficiado miembros notorios de la Asociación Peruano China, cuyo presidente es Erasmo Wong, el patrón de Willax. Mientras tanto, al levantar la cuarentena el gobierno de Sagasti, encubridor del vacunagate, decreta otro “sálvese quien pueda”.

El affaire de las vacunaciones secretas de Sinopharm resultó un negocio de vida o muerte para los funcionarios del gobierno chino.

LEER MÁS

La embajada china vacunó a sus diplomáticos y a los ejecutivos de empresas de ese país afincadas en el Perú. También se habrían beneficiado miembros notorios de la Asociación Peruano China, cuyo presidente es Erasmo Wong, el patrón de Willax. Mientras tanto, al levantar la cuarentena el gobierno de Sagasti, encubridor del vacunagate, decreta otro “sálvese quien pueda”.

El affaire de las vacunaciones secretas de Sinopharm resultó un negocio de vida o muerte para los funcionarios del gobierno chino.

LEER MÁS
EXCLUSIVA
Chinos delataron a Vizcarra
Carlos Paredes
Presentamos el segundo anticipo del libro “El perfil del lagarto”, del periodista Carlos Paredes. En estas suculentas líneas el investigador revela cómo fue que descubrió la vacunación anticipada de Vizcarra y cómo es que su compinche, Germán Málaga, confirmó, sin quererlo, la primera versión. También sabremos por qué Rosana Cueva se perdió la primicia

«Las vacunas VIP

LEER MÁS

Presentamos el segundo anticipo del libro “El perfil del lagarto”, del periodista Carlos Paredes. En estas suculentas líneas el investigador revela cómo fue que descubrió la vacunación anticipada de Vizcarra y cómo es que su compinche, Germán Málaga, confirmó, sin quererlo, la primera versión. También sabremos por qué Rosana Cueva se perdió la primicia

«Las vacunas VIP

LEER MÁS
INFORME
Torre Tagle y la infamia
Alexandra AMPUERO
Como era de esperarse la cancillería está metida, de pico y patas, en el enjuague del vacunagate. Y uno de sus personajes es el embajador Arturo Jarama. Esta es su historia

Arturo Jarama Alván, embajador y capo de Torre Tagle en las negociaciones irregulares con Sinopharm, sigue gozando de todos los privilegios que le da el cargo. Jarama y varios integrantes de su familia están en la lista de vacunados ilegalmente. Parece que el canciller Allan Wagner no sólo pretende cuidar las relaciones de Perú con China.

LEER MÁS

Como era de esperarse la cancillería está metida, de pico y patas, en el enjuague del vacunagate. Y uno de sus personajes es el embajador Arturo Jarama. Esta es su historia

Arturo Jarama Alván, embajador y capo de Torre Tagle en las negociaciones irregulares con Sinopharm, sigue gozando de todos los privilegios que le da el cargo. Jarama y varios integrantes de su familia están en la lista de vacunados ilegalmente. Parece que el canciller Allan Wagner no sólo pretende cuidar las relaciones de Perú con China.

LEER MÁS
REPORTAJE
Infectólogo contaminado
Ricardo Velazco
El prestigioso médico Eduardo Gotuzzo recibió 66,720 dólares por “monitorear” la vacuna de Sinopharm. El dinero lo puso Biotec Group Company, subsidiaria de la gigante china. Qué vergüenza .

El grave conflicto de intereses descubierto tras el escándalo conocido como “Vacunagate” también salpica a uno de los infectólogos más prestigiosos del país. Durante los últimos nueve meses Eduardo Gottuzo Herencia recibió miles de dólares además de un pequeño lote de vacunas por “monitorear” el ensayo clínico de Sinopharm. A cambio, el experto se puso a disposición del laboratorio chino para predicar las presuntas “bondades” de la vacuna china en los medios de comunicación. En ninguna de sus puestas en escena aclaró que estaba cobrando por ello. Esta publicación ha obtenido en exclusiva las facturas de sus servicios.     

LEER MÁS

El prestigioso médico Eduardo Gotuzzo recibió 66,720 dólares por “monitorear” la vacuna de Sinopharm. El dinero lo puso Biotec Group Company, subsidiaria de la gigante china. Qué vergüenza .

El grave conflicto de intereses descubierto tras el escándalo conocido como “Vacunagate” también salpica a uno de los infectólogos más prestigiosos del país. Durante los últimos nueve meses Eduardo Gottuzo Herencia recibió miles de dólares además de un pequeño lote de vacunas por “monitorear” el ensayo clínico de Sinopharm. A cambio, el experto se puso a disposición del laboratorio chino para predicar las presuntas “bondades” de la vacuna china en los medios de comunicación. En ninguna de sus puestas en escena aclaró que estaba cobrando por ello. Esta publicación ha obtenido en exclusiva las facturas de sus servicios.     

LEER MÁS
PERFIL
Pilar de varios
Ana Briceño
La doctora Pilar Mazzetti se declaró devota de la farsa cuando habló hace poco de los capitanes que no abandonan el barco en los naufragios. Pero tenía antecedentes.

Un día después de haber negado en el Congreso de la República que se había vacunado y que no sabía nada de la inoculación del expresidente Martín Vizcarra, Pilar Mazzetti Soler reunió a su personal de confianza en la sala de conferencias del Ministerio de Salud y les anunció que renunciaría. Aparentaba estar furiosa. “No tenemos por qué soportar ese trato del Congreso. No estamos ya para eso. Voy a conversar con el presidente para presentar mi renuncia”, dijo. Luis Suárez, el viceministro, la escuchó con atención y, de inmediato, se solidarizó allí mismo con su jefa. “Si usted se va, yo también me voy. Este es un trabajo de equipo, ministra”, dijo. Suárez todavía no sabía que la exministra se había vacunado. No los unía un lazo de amistad, pero sí de respeto. “Me enteré que se había vacunado cuando el presidente Sagasti lo anunció en un mensaje a la nación. Me sorprendió muchísimo”, comenta.
Suárez dice que la entiende. ¡Cómo no! A espaldas de los ciudadanos, Suárez también se había inoculado la vacuna. Recibió la primera dosis de Sinopharm el 12 de setiembre y la segunda el 13 de octubre. Pero él sí se lo había contado a Mazzetti y ella le dio un empático visto bueno. Lo que le ocultó Suárez a la exministra es que, de paso, aprovechó para vacunar a varios de sus familiares y al chofer.

LEER MÁS

La doctora Pilar Mazzetti se declaró devota de la farsa cuando habló hace poco de los capitanes que no abandonan el barco en los naufragios. Pero tenía antecedentes.

Un día después de haber negado en el Congreso de la República que se había vacunado y que no sabía nada de la inoculación del expresidente Martín Vizcarra, Pilar Mazzetti Soler reunió a su personal de confianza en la sala de conferencias del Ministerio de Salud y les anunció que renunciaría. Aparentaba estar furiosa. “No tenemos por qué soportar ese trato del Congreso. No estamos ya para eso. Voy a conversar con el presidente para presentar mi renuncia”, dijo. Luis Suárez, el viceministro, la escuchó con atención y, de inmediato, se solidarizó allí mismo con su jefa. “Si usted se va, yo también me voy. Este es un trabajo de equipo, ministra”, dijo. Suárez todavía no sabía que la exministra se había vacunado. No los unía un lazo de amistad, pero sí de respeto. “Me enteré que se había vacunado cuando el presidente Sagasti lo anunció en un mensaje a la nación. Me sorprendió muchísimo”, comenta.
Suárez dice que la entiende. ¡Cómo no! A espaldas de los ciudadanos, Suárez también se había inoculado la vacuna. Recibió la primera dosis de Sinopharm el 12 de setiembre y la segunda el 13 de octubre. Pero él sí se lo había contado a Mazzetti y ella le dio un empático visto bueno. Lo que le ocultó Suárez a la exministra es que, de paso, aprovechó para vacunar a varios de sus familiares y al chofer.

LEER MÁS
REPORTAJE
Dilema de vida o muerte
Ricardo Velazco
Un juez ordenó al Hospital Virgen de la Puerta el ingreso a Cuidados Intensivos de un paciente de 73 años víctima del covid-19. El establecimiento se negó a cumplir el mandato judicial alegando que el enfermo tenía muy pocas posibilidades de sobrevivir. En efecto, murió dos días después desatendido.

¿Obtener una cama UCI por mandato judicial es posible? Sí. Hace dos semanas un juez trujillano ordenó al Hospital Virgen de la Puerta el ingreso inmediato de un paciente infectado con covid a la unidad de cuidados intensivos. El equipo de intensivistas había clasificado al enfermo de 73 años como prioridad III. Es decir, con posibilidades casi nulas de ser conectado a un ventilador. El centro hospitalario calificó la medida judicial de “intromisión inaceptable” y se negó a acatarla. El paciente murió dos días después. Pero su caso ha abierto un nuevo frente de consecuencias impredecibles.  

LEER MÁS

Un juez ordenó al Hospital Virgen de la Puerta el ingreso a Cuidados Intensivos de un paciente de 73 años víctima del covid-19. El establecimiento se negó a cumplir el mandato judicial alegando que el enfermo tenía muy pocas posibilidades de sobrevivir. En efecto, murió dos días después desatendido.

¿Obtener una cama UCI por mandato judicial es posible? Sí. Hace dos semanas un juez trujillano ordenó al Hospital Virgen de la Puerta el ingreso inmediato de un paciente infectado con covid a la unidad de cuidados intensivos. El equipo de intensivistas había clasificado al enfermo de 73 años como prioridad III. Es decir, con posibilidades casi nulas de ser conectado a un ventilador. El centro hospitalario calificó la medida judicial de “intromisión inaceptable” y se negó a acatarla. El paciente murió dos días después. Pero su caso ha abierto un nuevo frente de consecuencias impredecibles.  

LEER MÁS
REPORTAJE
El covid y la esquizofrenia
Carlos Portugal
Estudio publicado por una prestigiosa revista científica demuestra que los pacientes esquizofrénicos tienen tres veces más riesgo de morir por la pandemia

Ni los diabéticos ni los hipertensos ni los obesos. Los esquizofrénicos son, después de los ancianos, la población con mayor tasa de letalidad cuando se infectan con covid. Un estudio publicado en la revista médica “JAMA” (Journal of the American Medical Association) ha despertado el interés de los psiquiatras en el mundo. La investigación  titulada “Asociación de los trastornos psiquiátricos con la mortalidad entre los pacientes con COVID-19” fue publicada el 27 de enero de este año y concluía que los pacientes esquizofrénicos tienen tres veces más riesgo de morir por covid-19 que la población general. 

LEER MÁS

Estudio publicado por una prestigiosa revista científica demuestra que los pacientes esquizofrénicos tienen tres veces más riesgo de morir por la pandemia

Ni los diabéticos ni los hipertensos ni los obesos. Los esquizofrénicos son, después de los ancianos, la población con mayor tasa de letalidad cuando se infectan con covid. Un estudio publicado en la revista médica “JAMA” (Journal of the American Medical Association) ha despertado el interés de los psiquiatras en el mundo. La investigación  titulada “Asociación de los trastornos psiquiátricos con la mortalidad entre los pacientes con COVID-19” fue publicada el 27 de enero de este año y concluía que los pacientes esquizofrénicos tienen tres veces más riesgo de morir por covid-19 que la población general. 

LEER MÁS
CRÓNICA
Un niño contra dos demonios
María del Carmen Yrigoyen
Mateo tiene 4 años y cáncer cerebral. La pandemia ha resentido su tratamiento oncológico y ahora el pequeño se ha infectado de coronavirus. Su madre clama al cielo.

El covid-19 amenaza a Mateo Ccallo Saavedra, un niño de 4 años con cáncer cerebral. Comenzó paralizando su tratamiento oncológico. Ahora lo ha infectado.

LEER MÁS

Mateo tiene 4 años y cáncer cerebral. La pandemia ha resentido su tratamiento oncológico y ahora el pequeño se ha infectado de coronavirus. Su madre clama al cielo.

El covid-19 amenaza a Mateo Ccallo Saavedra, un niño de 4 años con cáncer cerebral. Comenzó paralizando su tratamiento oncológico. Ahora lo ha infectado.

LEER MÁS
CRÓNICA
Última esperanza
Julio Rospigliosi
Aunque le duela al orgullo nacional: comer es para muchos peruanos toda una proeza diaria. Sobre todo en tiempos de epidemia.

Tres mujeres se turnan para revolver el guiso que hierve dentro de una inmensa olla. La columna de vapor que emana de la comida cubre sus rostros. En una esquina, sobre una mesa de plástico, hay algunas verduras a las que el tiempo y el calor les han empezado a pasar factura. “No tenemos refrigeración. No hemos comprado pollo ni carne porque no tenemos dónde almacenarlos”, dice Zenaida Pariona, una de las cocineras. Son las 9 de la mañana del lunes 15 de febrero. Las mujeres están en una pequeña caseta prefabricada, que la agrupación familiar Virgen del Carmen (San Juan de Lurigancho) instaló para hacer las veces de cocina comunal. De una de las ventanas cuelga una pancarta con la imagen de un grupo de vecinos sonrientes y, en letras cursivas, está escrito el nombre de esta olla común: “La última esperanza”.

LEER MÁS

Aunque le duela al orgullo nacional: comer es para muchos peruanos toda una proeza diaria. Sobre todo en tiempos de epidemia.

Tres mujeres se turnan para revolver el guiso que hierve dentro de una inmensa olla. La columna de vapor que emana de la comida cubre sus rostros. En una esquina, sobre una mesa de plástico, hay algunas verduras a las que el tiempo y el calor les han empezado a pasar factura. “No tenemos refrigeración. No hemos comprado pollo ni carne porque no tenemos dónde almacenarlos”, dice Zenaida Pariona, una de las cocineras. Son las 9 de la mañana del lunes 15 de febrero. Las mujeres están en una pequeña caseta prefabricada, que la agrupación familiar Virgen del Carmen (San Juan de Lurigancho) instaló para hacer las veces de cocina comunal. De una de las ventanas cuelga una pancarta con la imagen de un grupo de vecinos sonrientes y, en letras cursivas, está escrito el nombre de esta olla común: “La última esperanza”.

LEER MÁS
REPORTAJE
Hola, soledad
María del Carmen Yrigoyen
En el Hogar Canevaro la nostalgia de los buenos tiempos prepandémicos se ensaña con sus huéspedes.

Isabel Wiese, de 80 años, baila sola en su habitación. En tiempos de distanciamiento social, sus tardes de twist con los compañeros del Hogar de Canevaro han quedado suspendidas. Del mismo modo los bingos, karaokes y todas aquellas actividades que antes eran un motivo para pasar la tarde entre amigos. “Trato de no pensar en eso. Agradezco que tengo un día más de vida y me pongo a hacer otras cosas acá. Mi terapia, por ejemplo, porque hace un tiempo me fracturé la muñeca. Hago gimnasia al aire libre con los terapeutas y rezo el rosario. Por las noches, ya en mi cuarto, pongo la radio y escucho música para dormirme”, nos cuenta a través de una videollamada.

LEER MÁS

En el Hogar Canevaro la nostalgia de los buenos tiempos prepandémicos se ensaña con sus huéspedes.

Isabel Wiese, de 80 años, baila sola en su habitación. En tiempos de distanciamiento social, sus tardes de twist con los compañeros del Hogar de Canevaro han quedado suspendidas. Del mismo modo los bingos, karaokes y todas aquellas actividades que antes eran un motivo para pasar la tarde entre amigos. “Trato de no pensar en eso. Agradezco que tengo un día más de vida y me pongo a hacer otras cosas acá. Mi terapia, por ejemplo, porque hace un tiempo me fracturé la muñeca. Hago gimnasia al aire libre con los terapeutas y rezo el rosario. Por las noches, ya en mi cuarto, pongo la radio y escucho música para dormirme”, nos cuenta a través de una videollamada.

LEER MÁS
OPINIÓN
Hace un año éramos felices
Juan Manuel Robles
Hasta quienes no nos tragamos la farsa neoliberal pensábamos que teníamos recursos para enfrentar bien lo que vendría —si algo venía—, por lo menos aceptablemente. País nuevo rico, disciplinado, obediente"

Hace exactamente un año éramos felices y no lo sabíamos. Nuestras caras expuestas estaban libres para mirar y socializar, para hacer muecas feas a discreción, para gritar al vuelo un nombre, mover la bemba y la jeta, sonreír sin necesidad de esforzar los ojitos (hoy jeroglíficos donde leer el ánimo tapado). Hace un año hacía un sol parecido a este pero podíamos respirar profundo y a la intemperie todo ese aire lleno de smog y plomo (qué segura se siente, a la distancia, esa mortalidad a largo plazo). Hace exactamente un año decenas de turistas miraban la puesta de sol en Larcomar. Al terminar la tarde, empezaba el barullo de los bares y los antros, la calle Berlín se llenaba de gente, y mi amigo R. H. (positivo) me mandaba un .gif de dos botellas de cervezas heladas con la palabra mágica: “habla”.

LEER MÁS

Hasta quienes no nos tragamos la farsa neoliberal pensábamos que teníamos recursos para enfrentar bien lo que vendría —si algo venía—, por lo menos aceptablemente. País nuevo rico, disciplinado, obediente"

Hace exactamente un año éramos felices y no lo sabíamos. Nuestras caras expuestas estaban libres para mirar y socializar, para hacer muecas feas a discreción, para gritar al vuelo un nombre, mover la bemba y la jeta, sonreír sin necesidad de esforzar los ojitos (hoy jeroglíficos donde leer el ánimo tapado). Hace un año hacía un sol parecido a este pero podíamos respirar profundo y a la intemperie todo ese aire lleno de smog y plomo (qué segura se siente, a la distancia, esa mortalidad a largo plazo). Hace exactamente un año decenas de turistas miraban la puesta de sol en Larcomar. Al terminar la tarde, empezaba el barullo de los bares y los antros, la calle Berlín se llenaba de gente, y mi amigo R. H. (positivo) me mandaba un .gif de dos botellas de cervezas heladas con la palabra mágica: “habla”.

LEER MÁS
OPINIÓN
Pero el cadáver, ay, siguió muriendo
Pedro Francke
"Dada la enorme crisis económica, los más necesitados salen a trabajar y ganarse unos cobres aun arriesgando la vida. Quizás la idea prevaleciente es que “así funcionan las cosas” en un Perú donde los accidentes de tránsito de combis y buses descontrolados matan decenas a diario."

Llevamos 110 mil fallecimientos por la pandemia del covid y los muertos se apilan al ritmo de más de mil diarios. Las camas UCI están repletas, la gente viaja de Lima hasta Pisco por oxígeno, el contagio no cesa. Se han perdido 3 millones de empleos adecuados. No veo, sin embargo, que ni el gobierno ni la mayoría de candidatos estén proponiendo o haciendo algo al respecto: actúan como si no estuviéramos en emergencia.

LEER MÁS

"Dada la enorme crisis económica, los más necesitados salen a trabajar y ganarse unos cobres aun arriesgando la vida. Quizás la idea prevaleciente es que “así funcionan las cosas” en un Perú donde los accidentes de tránsito de combis y buses descontrolados matan decenas a diario."

Llevamos 110 mil fallecimientos por la pandemia del covid y los muertos se apilan al ritmo de más de mil diarios. Las camas UCI están repletas, la gente viaja de Lima hasta Pisco por oxígeno, el contagio no cesa. Se han perdido 3 millones de empleos adecuados. No veo, sin embargo, que ni el gobierno ni la mayoría de candidatos estén proponiendo o haciendo algo al respecto: actúan como si no estuviéramos en emergencia.

LEER MÁS
EDICIÓN 528, NÚMERO 11
El infectólogo que SINOPHARM financió // Chinos delataron a Vizcarra // Matices: Mensaje para Ana Estrada // Torre Tagle y la infamia
Suscribirme ahora
EDICIÓN 528, NÚMERO 11
El infectólogo que SINOPHARM financió // Chinos delataron a Vizcarra // Matices: Mensaje para Ana Estrada // Torre Tagle y la infamia
Suscribirme ahora